Tira
Divergences, Revue libertaire internationale en ligne
Slogan du site
Descriptif du site
Sandra Trafilaf
“Diez Kolihues Crecerán”
El Asesinato del Weichafe* Matías Catrileo
logo imprimer
JPEG - 21.8 ko

“Si uno cae, diez Kolihues crecerán”. Así termina su
declaración, desde la cárcel la comunera mapuche
Patricia Troncoso, condenada a diez años y un día por
la Ley Antiterrorista , y que actualmente se encuentra
a mas de 80 días en Huelga de Hambre, para romper el
silencio impune que impera en Chile, sobre la
situación de los presos políticos mapuche.

Y sus palabras recobran sentido, cuando un joven
estudiante mapuche Matías Catrileo, es asesinado por
la espalda, a manos de carabineros en la comuna de
Vilcún en Temuco, en momentos que ejercían su legítimo
derecho de recuperar las tierras ancestrales,
usurpadas por los modernos conquistadores.

Matías Catrileo, junto a otros comuneros mapuche,
llegaron hasta el fundo Santa Margarita, propiedad del
terrateniente Jorge Luchsinger, en el marco de su
lucha por la recuperación de tierras. El lugar,
cuenta con el privilegio de tener un cuartel policial,
instalado allí para proteger los intereses de
Luchsinger, por supuesto con la venia del gobierno de
nuestra “muy democrática presidenta, Michelle
Bachelet”.

En tanto, los medios de comunicación oficiales,
transmiten la noticia al mundo, afirmando que hubo
“enfrentamientos”, como si las piedras perforaran los
pulmones de quienes llevan chalecos antibalas, como si
las piedras fueran escudos de hierro que detienen
balas asesinas de carabineros. Me avergüenzo del
periodismo chileno, que se presta para el juego
mediático, para el terrorismo del lenguaje.

El gobierno de Chile, ha mantenido silencio, la
presidenta de Chile ha dicho que no se pronunciará al
respecto, y que la acción está en manos de la
Justicia. Estas declaraciones no son nuevas, así
actúa el Estado de Chile cuando se trata de los
marginados, de los segregados, de quienes no forman
parte del modelo económico exitoso, que se erige como
ejemplo de una buena gestión en manos de quienes
dicen que en este país, se respetan los derechos
humanos.

Matías Catrileo, tenía 22 años, pero cuando este joven
mapuche es asesinado, en forma cobarde, por la
espalda, con balas de carabineros perforando su
pulmón, no hay declaraciones rimbombantes, “que se
está matando la patria” o frases para el bronce, por
parte de las autoridades. Cuando Matías es asesinado,
el caso se deja en manos de los tribunales, a cargo de
Fiscales Militares, a la usanza de la Dictadura de
Pinochet.

Una nueva Tiranesa ha impregnado su estilo en América
Latina, Michelle Bachelet ha demostrado ser la nueva
“dama de hierro” del continente, no cederá ante
huelgas de hambres, no cederá ante las justas
reivindicaciones del pueblo mapuche, serán siendo
tratados como terroristas, se les practicaran
torturas, se sitiará militarmente el sur de Chile, con
carabineros haciendo “operaciones rastrillos”,
invadiendo comunidades, maltratando niños, ancianos y
mujeres, tras la irracional operación de secuestrar
incluso, el cuerpo de un joven que ellos mismos
asesinaron.

JPEG - 33.6 ko

El cuerpo de Matías recorrió los cerros, cuidado por
sus hermanos que exigían una autopsia, para
determinar que las balas de carabineros terminaron con
su vida, con sus sueños, con sus proyectos, pero la
cultura mapuche nos enseña, que donde un Kolihue cae,
diez crecerán.

La lucha del pueblo mapuche no ha terminado, así lo
ha demostrado durante más de 500 años la resistencia
de las comunidades mapuche. Así quedó de manifiesto
con las protestas que se han producido en Santiago,
con quienes denuncian el asesinato de Matías y han
teñido de rojo las piletas del Palacio de La Moneda.
Así se demuestra con la toma de carreteras en Temuco,
con manifestaciones en Concepción, en el norte del
país, con protestas en las poblaciones, en comunas y
lugares aislados, que no aparecen en las noticias, que
nadie reportea, porque no interesa mostrar esta cara
de Chile, de los pobres que resisten y se alzan.

Matias Catrileo ha sido asesinado a manos del cabo
segundo de carabineros, Walter Ramírez Espinoza,
guardián de los intereses de empresarios y
terratenientes, lo más probable es que una medalla sea
puesta en su pecho, por servicios prestado al Estado
chileno, y que Jorge Luchsinger, le dé algún tipo de
recompensa por el celo demostrado en su trabajo.

Los asesinatos de Alex Lemún, Juan Collihuín y Matías
Catrileo, serán las banderas que nutrirán las luchas
del pueblo mapuche, la resistencia de los presos
políticos en huelga de hambre, seguirán hablando de la
fuerza que intenta romper cercos informativos.

El secretario de gobierno, Francisco Vidal, podrá
seguir profiriendo sus amenazas, desde la tranquilidad
de La Moneda, y podrá enarbolar que “existe el estado
de derecho y que las instituciones funcionan”, podrá
seguir defendiendo la ley antiterrorista que diseñó
Pinochet para reprimir a los “enemigos de la patria”,
pero no debe olvidar, que el pueblo mapuche estaba
mucho antes que él naciera, reclamando sus derechos,
y seguirá estando, seguirá naciendo Kolihues con los
ojos de de Alex, con la sabiduría y el mapudungun del
lonko Juan, con la fuerza de Matías.

Sandra Trafilaf

*Weichafe: combatiente



Sitio realizado con SPIP
Con el esqueleto ESCAL-V3
Versión: 3.85.21