Tira
Divergences, Revue libertaire internationale en ligne
Slogan du site
Descriptif du site
Oaxaca en lucha
Dos cartas de David Venegas Reyes
logo imprimer

Oaxaca, 5 de agosto: caminos diferentes

Los resultados de las elecciones del 5 de agosto dan una gran lección de
dignidad de los pueblos de Oaxaca que luchan y resisten, la cual va más
allá de los análisis huecos que hacen los partidos políticos acerca de la
pírrica participación en las elecciones locales. En donde el PRI y Ulises
Ruiz definen los resultados como una muestra de apoyo incondicional del
pueblo a su gobierno, y la coalición Por el Bien de Todos denuncia que el
abstencionismo es debido a la política del terror ejercido por el gobierno
de Ulises Ruíz.

Ambas posturas soslayan el significado evidente de este fracasado proceso
electoral. El enorme abstencionismo, de alrededor de 73%, es una
manifestación contundente del desprecio que los pueblos de Oaxaca en su
enorme mayoría sienten por la clase política de todos lo partidos. Y no
puede ser de otra manera, ya que esta clase política es la misma que ha
frustrado los avances de los pueblos de Oaxaca para el logro de una vida
más justa y más digna. Unos, el PRI y el PAN, respaldando a Ulises Ruiz y
a su política represora y protegiendo a los culpables de los crímenes
contra el movimiento social.

Otros, los partidos de supuesta izquierda como el PRD, PT y Convergencia,
regateando su apoyo, el de las iniciativas que representan, para hacer los
cambios profundos que nuestros pueblos exigen, a cambio de la
participación electoral y el apoyo con el voto a candidatos muchos de
ellos y ellas corruptos, mentirosos y ambiciosos.

Oaxaca ha cambiado y nada volverá a ser igual. Mientras la clase política
de todos los partidos políticos se empeñan en seguir en su inercia hacia
el vacío y la destrucción, los hombres y las mujeres de Oaxaca que luchan
y resisten han decidido apartarse de ese camino, el electoral, plagado de
trampas y frustraciones, para ejercer, en su lugar, su derecho a la
construcción activa, autónoma y libertadora de su futuro.

Esta inercia de la clase política también está representada en los órganos
de toma de decisiones del movimiento social, la dirigencia de la Sección
22 y el Concejo Estatal de la APPO, los cuales reciben hoy una lección
contundente que ojalá sea aprendida. Los pueblos de Oaxaca que caminan en
esta lucha les han demostrado que no son masas, las cuales puedan moldear
a sus gustos e intereses. En este movimiento participan miles de hombre y
mujeres sencillos, de buen corazón, pero ningunos ingenuos que acepten sin
chistar, y sobre todo sin participar en las "orientaciones" de algunos
líderes que se empeñan en ponerse a la cabeza de este movimiento sólo para
lograr sus propias ambiciones personales o de grupo.

El resultado es que la decisión autoritaria y tendenciosa de algunos
autonombrados lidercillos del Concejo Estatal de la APPO, de convencer a
un voto de castigo al PRI y al PAN para favorecer a sus candidatos e
intereses en los partidos de supuesta izquierda, ha sido un gran fracaso.
Y esto es por que a diferencia que el año pasado, inclusive en la misma
acción concreta de convocar a un voto de castigo como un elemento más de
lucha, se ha olvidado el mandar obedeciendo, se ha hecho cada vez más
evidente que los órganos de toma de decisiones del movimiento caminan por
un lado y los pueblos de Oaxaca por otro. Pareciera ser que el único
camino que caminan todos juntos es el de las marchas.

Afortunadamente, en esta divergencia, el camino que ha escogido la gente
de abajo, la legítima APPO, es el camino de la autodeterminación valiente
y pacifica. Desafortunadamente, el camino que tenían las dirigencias cada
vez más se parecen al de los partidos políticos y su inercia hacia el
vacío.

Muchos análisis e interpretaciones vendrán en adelante, entre los de
arriba. Ulises Ruíz y el PRI pretenden desmenuzar y racionalizar este
proceso electoral a su proyecto económico neoliberal y a su gobierno
represor. Por su parte los partidos de supuesta izquierda divagarán entre
la recriminación al gobierno, la recriminación y el chantaje velados al
pueblo por no acompañarlos en su camino al vacío, hasta tratar de
convocarlos para defender sus intereses, los 7 curules que les
garantizarían un suficiente maiceo económico por los siguientes tres años.

Oaxaca ha cambiado y nada volverá a ser igual. El camino que se vislumbra
está apartado tanto de las instituciones de poder corrupto como la lucha
por vía de las armas. Ambas alternativas han rodeado provocadoramente al
movimiento pacífico de los pueblos de Oaxaca y este no ha caído en ninguna
provocación, antes bien, sigue construyendo lentamente, sin desesperanzas
ni desesperaciones, su propio e inédito camino hacia la liberación.

Por todo el estado, de manera silenciosa, discreta, pero profundamente
sabia y llena de aspiraciones se tomó el acuerdo de castigar a través de
la abstención a toda la clase política. Pues es toda esta clase, todos los
partidos políticos, los directamente responsables de todos lo agravios que
sufren nuestros pueblos. Este castigo fue ejercido de diversas maneras,
desde la abstención personal, hasta el acuerdo de asamblea de pueblos
indios como San Pedro y San Pablo Ayutla, de no permitir la instalación de
casillas electorales en sus territorios.

El camino que se vislumbra es difícil y cansado, pues acechan en cada
recodo los partidos de izquierda y de derecha y los representantes del
poder económico para hacernos volver, por medio de amenazas, engaños y
promesas de siempre, al camino que como pueblos, hemos decidido desandar,
por medio de iniciativas discretas, personales o comunitarias. E inclusive
como en esta lección del 5 de Agosto, a través de la cual los pueblos de
Oaxaca están marginando al estado, al gobierno y al capital de sus vidas y
sus territorios en forma valiente y contundente y pacifica.

Aun desde la minúscula concepción de las cosas impuestas por la
civilización occidental, de ineludible dualidad entre ganadores y
perdedores, la mayoría de los pueblos de Oaxaca no participan de ninguno
de estos grupos, pues están por encima de ellos. El fracaso de los
partidos de izquierda en este proceso electoral no es el fracaso del
movimiento social, pues ha quedado evidente, que el camino es diferente.
En Oaxaca se vislumbra el camino para una autentica liberación.

David Venegas Reyes "Alebrije"

Penitenciaria Central de Santa María Ixcotel.


La abstención y la esperanza

La esperanza, esa que todos y todas sabemos que muere hasta el último
momento, hay quienes la quieren enterrar en una caja de cartón. Mientras
el PRI y Ulises Ruiz festejan irracionalmente su triunfo electoral del 5
de agosto, obviando la ilegitimidad de este proceso por el histórico nivel
de abstencionismo del mas del 70 %, los partidos de supuesta izquierda, el
PRD, PT y Convergencia, a través de sus representantes, lanzan iracundos
mensajes de reclamo y chantaje, indistintamente contra un pueblo abstracto
y la APPO, como culpables directos, según ellos, del fracaso electoral de
sus candidatos y candidatas; magnánimos como son, tienden la mano al
pueblo ofreciéndoles una posibilidad de redención en la siguientes
elecciones, las municipales en octubre próximo.

Fue particularmente revelador escuchar en los medios de comunicación la
invitación al pueblo de Oaxaca a dejar atrás, decían, "el odio, el miedo y
la desesperanza y salir a votar en octubre". El mensaje es obvio, los
cientos de miles de hombres y mujeres que no salieron a votar el 5 de
agosto son miedosos, iracundos y sin esperanza. Calificativos de similar
talante han sido esgrimidos a los cientos de miles abstencionistas por
algunos representantes de los partidos políticos de supuesta izquierda, y
para no desentonar, dentro del concejo estatal de la APPO, ilusoria
dirigencia del movimiento social, Florentino López Martínez, eternizado
vocero de la APPO, también atribuye al miedo de los y las oaxaquen@s el
fracaso electoral del PRD, PT y Convergencia y de su propia organización,
el FPR, encaramada también en este circo electoral, ampliamente repudiado
por el movimiento de los pueblos de Oaxaca.

De manera que después de la estupefacción de los primeros días provocada
en la clase política de supuesta izquierda por el enorme e histórico
abstencionismo del 5 de agosto, empiezan, desde sus diferentes partidos y
organizaciones, a consensuar una explicación conveniente a sus intereses.
Fue el miedo y la desesperanza.

Así las cosas, l@s mism@s hombres y mujeres participantes del movimiento
social que han defendido, aun a costa de su propia vida, su
territorialidad e ideas, ahora son aterrorizados bajo no sé que medios -no lo explican, los que así razonan su fracaso electoral- al punto de no
tener valor para depositar una boleta de papel en una caja de cartón, de
manera que de aquellos seres humanos valientes, dignos, llenos de
esperanza que llenan las calles de Oaxaca con las marchas, las cárceles de
Oaxaca y el país, con su dignidad recalcitrante, e inclusive que el año
pasado llenaron de votos las urnas, nada quedaría, excepto seres
timoratos, llenos de odio y carentes de toda esperanza.

Parece ser que el coqueteo morboso de los partidos políticos de supuesta
izquierda para con el movimiento de los pueblos de Oaxaca ha llegado a su
fin, lejos en el tiempo quedan esas dulces declaraciones -nunca mas que
eso- de apoyo de estos partidos para con el movimiento, cuando este, con
su empuje arrollador les concedió nueve diputaciones federales y dos
senadurías en julio del año pasado.

Estas declaraciones de los partidos políticos de supuesta izquierda y sus
aliados al interior del consejo de la APPO, deja claro lo lejos que están
estos del camino y la búsqueda que los pueblos de Oaxaca, desde hace mas
de un año, han empezado a recorrer. También han hecho más claramente su
posición, la cual es evidente más cercana al partido en el poder y a la
clase que representan que a la gente sencilla y honesta que participan en
el movimiento de la APPO. Esto lo demuestra el ningún recato y vergüenza
con que hoy allá arriba, en la mesa de los poderosos negocian intercambiar
impunidad por cúrales, para proteger a Jorge Franco Vargas y Lizbeth Caña
Cadeza, genocidas del pueblo de Oaxaca, a cambio de que el PRI conceda a
la Coalición por el bien de todos (PRD, PT y Convergencia) algunos
diputados uninominales, con lo cual, de concretarse, quedaría evidente la
postura unitaria de toda la clase política en contra de un pueblo, que
busca justicia y libertad verdadera.

Sin negar la posibilidad de que algun@s de l@s oaxacaqueñ@s que se
abstuvieron de votar padecieron tales sentimientos de ira, miedo y
desesperanza, no menos probable es que el motivo de la abstención sea el
desprecio y rechazo a toda clase política, probabilidad que toma la forma
de poderosa certeza en la gran mayoría de los hombres y mujeres
participantes del movimiento, los cuales, a pesar de llevar más de un año
luchando, y que muchos de ellos han sufrido violencia, violaciones,
tortura, persecución y muerte, no por ellos han perdido la esperanza de
lograr un cambio profundo para Oaxaca, y sacar a Ulises Ruiz.

La clase política de todos los partidos, que con estas declaraciones se
pretenden erigir como monopolizador de la compra-venta de esperanza,
olvidan que son ellos, precisamente, con sus promesas vanas e incumplidas
de justicia, cambio, bienestar y la franca traición que hacen a quines
confían en ellos, poniéndose al servicio de los intereses de los
poderosos, los mas grandes asesinos de la esperanza.

La esperanza de la gente sencilla y honesta de Oaxaca no han muerto, sino
que de manera sabia ha sido mantenida a salvo de traiciones y
frustraciones al no participar en el proceso electoral. Antes bien, el
movimiento de los pueblos de Oaxaca, en su búsqueda incansable de justicia
y libertad, busca y encuentra inéditos caminos, pacíficos y contundentes
para lograr una auténtica liberación. La lucha de los pueblos de Oaxaca
sigue, y el 5 de agosto se ha manifestado en toda su vitalidad. ¡No!, la
esperanza no ha sido enterrada en una caja de cartón.

David Venegas Reyes "Alebrije"

Penitenciaria Central Santa Maria Ixcotel, Oaxaca

15 de agosto de 2007

http://vocal.lunasexta.org/index.php?option=com_content&task=view&id=4&Itemid=1




Sitio realizado con SPIP
Con el esqueleto ESCAL-V3
Versión: 3.87.47